Una olla común con amor de barrio

El testimonio uno de nuestros vecinos tras participar en los trabajos de la olla común del domingo 27 de septiembre. «Lo nuestro es el amor por lo común, lo colectivo, una educación digna, salud, nuestros viejos, nuestras minorías, los pueblos originarios, el arte, nuestra memoria, nuestros sueños».

Un domingo cualquiera, salgo de la casa camino a la olla común. Paso a buscar a una cumpa, quien me espera puntual fumando un cigarro en nuestra plaza querida.

Llegamos a la cocina. Se suman más cumpxs. Pecheras, mascarillas, guantes, nos miramos a los ojos con la esperanza intacta.

Preparar, ordenar, trozar, picar, sentir el aroma y el pulso del futuro que soñamos. Encender el horno, tener paciencia, esperar atentos, probar, probar. Suena una música de fondo, hay un breve diálogo y disenso sobre la música que estamos escuchando. Reímos, algunxs cumpxs bailan, se abrazan y sonríen con la mirada.

Cilantro, mucho cilantro, kilos y kilos de cilantro, que alguien donó solidariamente. ¿Qué se hace con tanto cilantro?. Una vecina dice… «hagamos un aderezo para las ensaladas». Muele el cilantro, lo mezcla con ajo, aceite, huevo, limón y sale una salsa de los dioses.

Olla Popular Asamblea Barrio Brasil¡Sólo en el pueblo confiamos!

Posted by Asamblea Barrio Brasil on Sunday, September 27, 2020

La pizarra, el cuadro con los sectores y almuerzos para el reparto. El vértigo dulce de dar a otrx, que nos hace más humanxs. El lazo, las pequeñas historias de lxs repartidorxs. La chica que sufre de violencia machista y las cumpas la apañan, lxs chicxs de la caleta que esperan todos los domingos al cruzar el río y saludan desde lejos. Corazones que se entrelazan, historias que nos llenan de rabia, coraje, que nos enternecen y nos hacen más fuertes. Una cumpa dice «todo esto es amor, que te deja con el corazón llenito». Y me hace pensar que tiene razón. Lo nuestro es el amor por lo común, lo colectivo, una educación digna, salud, nuestros viejos, nuestras minorías, los pueblos originarios, el arte, nuestra memoria, nuestros sueños.

Esta vez toca repartir 230 almuerzos. Parece que no llegamos. Todos se miran, nadie se puede quedar sin almuerzo, alguien sale a comprar, vuelve, se cocina extra. El tiempo se detiene, hay humo en la cocina, un humo con aroma, un humo suave que nos envuelve y que nos hace ver como un teatro de siluetas japonesas en fondo blanco. Al final se cumple, otro domingo más se cumple. Todos felices, reímos, nos sentamos, un cigarro, una cerveza, almorzamos la misma comida que preparamos. Y es una forma de decir que somos todos un gran puño, que solo en el pueblo confiamos.

Vecinas y vecinos del Barrio, a casi cuatro meses de iniciada nuestra campaña de Apañe entre vecinos les compartimos la…

Posted by Asamblea Barrio Brasil on Wednesday, September 23, 2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *